La temporada 2018 de la Liga Nacional de Béisbol División de Honor ya ha finalizado confirmándose la tendencia que apuntábamos en un primer análisis hecho a pocas jornadas de su inicio, y es que esta ha sido la campaña de los récords, tanto positivos como negativos.

Como primera conclusión destacar el dominio apabullante de Tenerife Marlins, que se puso en primera posición en la primera jornada y no la ha dejado hasta proclamarse campeón cuando aún faltaban cinco partidos por disputarse. Valencia Astros le ha seguido de cerca, pero sus tres derrotas ante Marlins han hecho imposible un final como el de la anterior campaña, en que se decidió todo en la última jornada.

Actualmente se habla mucho del Big Data y del Data Science, cuando nuestro deporte ha sido pionero en este campo. Cada turno al bate genera una gran cantidad de cifras en las que nuestras anotadoras y anotadores llevan muchos años trabajando, unos datos que no solo ayudan a los managers nacionales a hacer sus selecciones sino que también permiten sacar conclusiones y teorías sobre la evolución del béisbol en nuestro país, que a pesar de tener circunstancias distintas a la de ligas como la MLB sí podrían seguir una tendencia global.

Extrapolemos estos datos para analizar el estado de la División de Honor y cómo ha sido esta temporada. Todos los equipos exceptuando CBS Sant Boi y Club Béisbol Barcelona han sumado más victorias que en la anterior campaña, teniendo en cuenta que todos han conseguido cuatro más ante Miralbueno, a excepción de CD Pamplona que dividió ante los maños en una de las dos series que les ha enfrentado. Estos son los datos comparativos de victorias y balance victoria-derrota entre la temporada anterior y la presente:

 

 
A tenor de los datos vemos que el equipo con más progresión respecto al año anterior es el CB Viladecans, sumando 10 victorias más, incrementando su balance W-L de .250 a .531, subiendo dos escalones en la clasificación y quedándose a las puertas de la Copa del Rey. El club del Baix Llobregat ha cuajado un muy buen final de liga en el que ha ganado 7 de los 9 últimos partidos, con jugadores clave como Omar Hernández (.434 AVG, 46 H), Javier Monzón (.380, 44 R, 7 HR) y Miguel Catalán (.385, 47 H).

Este potente trío ha colaborado en la mejora de su equipo en las estadísticas de bateo, el que ha incrementado en mayor número su porcentaje. Todos los equipos han mejorado sus números al bate, dominados por Marlins con un promedio colectivo de .386.

Las buenas estadísticas en bateo llevan a las malas en pitcheo, o viceversa. La mayoría de equipos han pinchado en los promedios de carreras limpias, con cinco de los participantes en División de Honor la temporada pasada empeorando en su ERA.

 

 
Béisbol Navarra ha sido el equipo que, a pesar de tener el tercer peor ERA, más ha mejorado en el ranking de lanzamientos. Jorge Hernández ha sido el jugador navarro con más participaciones y mejor porcentaje, 16 partidos iniciados y un ERA de 5.75. Pero son los Marlins los que lideran ambos lados de la tabla. En el apartado de bateo Yancarlo Franco (.474 AVG), José Manuel Pestana (.427) y Richard Montiel (.412) son los cuatro tinerfeños por encima de .400 y en el pitcheo Leslie Nacar (3.27 ERA), Jorge Balboa (3.84) y Francisco González (2.04) encabezan los rankings de lanzadores.

Este alto porcentaje de bateo y ERA conlleva inevitablemente un incremento en el número de carreras. El promedio de carreras por partido ha sido el más alto con diferencia de los últimos años, con 15.41, casi tres carreras más por juego que la temporada anterior.

 

 
Son varios los motivos de este incremento ofensivo. En primer lugar la incursión de jóvenes lanzadores canteranos que han visto la oportunidad de abrir en División aprovechando la normativa que protege a los pitchers nacionales, obligando a abrir uno de los dos partidos de cada serie con ellos. En el que es su año de adaptación han sufrido la dureza de una Liga llena de buenos bateadores, que siguiendo los aires que llegan de Estados Unidos han priorizado el batazo largo al práctico. Miralbueno, en su primer año en División de Honor, ha sido víctima de la vorágine ofensiva de la competición y ha cargado con el 20% de todas las carreras anotadas, 445 de 2219.

La tendencia es la de buscar profundidad más que colocar la pelota, lo que ha provocado también un incremento espectacular en los XBH. El béisbol está transformándose gradualmente, de manera casi imperceptible, pero la sabermetría denota que nuestro deporte está pasando de ser un juego de máxima estrategia y de magia defensiva a uno basado en el enfrentamiento pitcher-bateador. El Washington Post reforzaba esta teoría con el ejemplo del jugador de los Texas Rangers Joey Gallo en unas series de cuatro partidos en Cleveland la temporada pasada. Gallo hizo lo siguiente en sus doce apariciones al bate: walk, home run, strikeout, walk, walk, strikeout, strikeout, walk, strikeout, walk, strikeout, strikeout. Ninguna de estas acciones requirió de los servicios de la defensa.

Esto fuerza a que los pitchers lancen puro gas, lanzando lo más duro que pueden, constantemente. Las bolas rápidas cada vez son más rápidas, produciendo más desgaste en los lanzadores. Aquí es donde entran los relevos siendo cada vez menos los lanzadores que empiezan y acaban un partido.

Este es el porcentaje de partidos completados por el pitcher abridor las últimas temporadas:

 

 
En solo el 37% de los partidos el pitcher ha lanzado los nueve innings, amenazados por bateadores que buscan hacer daño a lo grande, a su vez amenazados por jugadores de cuadro cada vez más atléticos.

En Estados Unidos son los ordenadores los que colocan a los mejores defensores en el infield, haciendo cada vez más complicado sacar provecho de un ground ball. El hecho de que cada vez haya un mayor número de jugadores que buscan elevar la bola eleva a su vez el número de strikeouts, los pitchers han sabido sacar ventaja de esos jugadores que salen a batear en modo home run. Pero a su vez los bates potentes son más exigentes y pacientes a la hora de escoger la bola, el pitcheo bueno para sacarla del campo. Esto provoca un triple efecto: más home runs, como ya hemos comentado, pero también más strikeouts y más walks. A más espera del pitcheo ideal, más lanzamientos que se dejan pasar: más K, más BB. El pitcher arriesga más para evitar que la bola traspase los límites del outfield, y eso provoca también un incremento de las bases por bolas.

Resumiendo, esta nueva tendencia del bateo largo está produciendo un daño colateral, el incremento de las bases por bolas. Esta es la evolución de los Walks estas últimas temporadas:

 

 
Este duelo montículo-cajón provoca que la pelota ruede cade vez menos y la defensa actúe menos por el pánico que tienen los bateadores al groundout. Para evitarlo se busca el bateo largo, antes morir por aire que por tierra. En nuestra Liga el 28.88% de los hits han permitido al bateador llegar más allá de primera. Aquí vemos su evolución a lo largo de las últimas temporadas.

 

 
Este ha sido el reparto de hits en porcentajes:

 

 
Con los hits de bases extra han llegado los home runs. 7 de cada 100 hits han sido Home Run, la temporada pasada fueron 6 cuando hasta entonces el promedio rondaba el 3%.

 

 
El número de HR por partido es de 1.46, cuando en una temporada muy ofensiva como la 2017 era de 1.1, muy por encima de las anteriores cuyo promedio rondaba el 0.6.

 

 
El reparto de HR por equipo ha sido desigual, habiendo gran diferencia entre los dos equipos de cabeza. Marlins y Astros han sumado 103 cuadrangulares entre los dos, solo tres menos que los que han acumulado el resto de equipos juntos, 106. En la siguiente tabla vemos la evolución en Home Runs de los equipos de DH estas cinco últimas temporadas.

 

 
Todos los equipos, a excepción del CB Barcelona, han incrementado su número de Home Runs por partido. Marlins y Astros tienen a cuatro bateadores entre los cinco que más la han sacado del campo: Pestana, Ochoa, Montiel con 10 y Valerio con 12. Junto al shortstop de la novena ché se encuentra Kreisber Auciello también con 12, más de la mitad de su equipo llevando al Béisbol Navarra a ser el tercero en este ranking cuando el año pasado fue el penúltimo. Los pamplonicas han pasado de 7 a 22 HR esta temporada, de 0.25 a 0.73 por partido.

Este incremento de bateadores de larga distancia ha provocado que los pitchers hayan dado más bases por bolas que nunca, 78 esta temporada, 60 más que el año pasado, de 0.16 por partido se ha pasado a 0.54.

Otro aspecto interesante de esta temporada ha sido el uso del robo de bases. Esta temporada cinco equipos han decidido robar más que la temporada anterior, seguramente por la confianza que da al corredor el tener a un pitcher con menos experiencia en el montículo. Esto le permite separarse más de base porque no hay tantos intentos de pickoff, se ejecutan con menos con éxito, y es más atrevido con el robo conociendo que el lanzamiento quizás no será tan rápido como para que el receptor tenga tiempo de recibir y buscar el out.

Estas son las cifras de robos por equipos:

 

 
En rojo aparecen aquellos equipos que estadísticamente no han aprovechado sus robos de base. La sabimetría, el estudio de las estadísticas, extrapola que el porcentaje de éxito en los intentos de robo ha de ser del 70% para que ni favorezca ni perjudique a un equipo. Por debajo de este porcentaje los equipos están sumando más outs en comparación con el provecho que le sacan a las bases ganadas. Solo Marlins, el equipo que ha triplicado sus robos este año, aprovechó esta arma ofensiva la temporada anterior. Este año se le han sumado Béisbol Navarra, Valencia Astros, CD Pamplona y CB Viladecans, el club que más ha intentado sisar bases con 113 y que más almohadillas ha pisado usando esta táctica con 88, un récord que será difícil de superar en los próximos años.

Se rompe así una tendencia en nuestra Liga, asimilada de las Grandes Ligas, en la que el robo de bases estaba entrando en desuso por culpa de su mal uso.

 

 
Veremos qué sucede la proxima temporada, será difícil superar las cifras de este 2018, el año de los récords.

Lista de comentarios

  • Jose Sordo 05 / 08 / 2018 Reply

    De nuevo, me veo en la grata obligación de felicitar a Héctor Prat, por el excelente y exhaustivo trabajo estadístico realizado por segunda vez esta temporada y referido a la DH de nuestro béisbol nacional.
    Profusión de datos, bien manejados, en un brillante análisis de la competición, con aportación de comentarios que demuestran un amplio conocimiento de nuestro deporte.
    Deseo ampliar mi felicitación a ese importante (y en ocasiones poco considerado trabajo) plantel de también excelentes Anotadores del CNA, del que se nutre.
    Finalmente, además de felicitar al campeón de la liga, Marlins de Tenerife, por su magnífica temporada, quiero también aplaudir a un tremendo equipo (revelación este año) que ha conseguido alcanzar, por primera vez, el tercer puesto de la clasificación general.
    En mi torpeza, he tenido que releer el impresionante trabajo realizado por Héctor para comprobar que, ni una sola vez se cita a…San Inazio de Bilbao.
    Quizás sus “datos” y los de sus peloteros, han sido tan discretos como poco relevantes. Pero con ellos han alcanzado esa posición de honor.
    Envío mis ánimos 👏👏👏al debutante Miralbueno que ha tenido la osadía 😊de enfrentarse a una, cada vez más potente, lista de tremendos bateadores.
    Una vez más, deseo reconocer y agradecer el trabajo realizado por el departamento que dirige H.Prat.
    J.S

    • Hèctor Prat Sierra 08 / 08 / 2018 Reply

      Gracias José, siempre es gratificante leer tus comentarios. Cierto es que no menciono específicamente a San Inazio, está englobado en todas aquellas estadísticas positivas que nos ha dado esta campaña. Por supuesto felicitar a los bilbaínos por su gran temporada y de nuevo gracias por tus buenas palabras.

  • Luis Daniel Oliva Baró 06 / 08 / 2018 Reply

    Excelente estudio y análisis, gran trabajo de Hector Prat, es muy dificil hacer un estudio así de minucioso, gracias Hector, eres de una gran ayuda para nuestro deporte, saludos y felicitaciones por tu trabajo

  • Hal 9000 09 / 08 / 2018 Reply

    Excelente Héctor un gran trabajo. Los números son siempre objetivos y dejan a cada uno en su lugar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.